ANA VÁSQUEZ

Ver Perfil

Mujeres Agrarias y su papel en el desarrollo

 

“Cuando es necesario encontrar fuentes alternativas de alimentos e ingresos, a menudo son las mujeres las que realizan este trabajo adicional”, estas palabras de Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, nos motivan a reflexionar sobre la agricultura, un sector estratégico para el desarrollo de cualquier país, en donde las mujeres rurales representan más de un tercio de la población del planeta y a pesar de ello, únicamente poseen el 1% de la tierra a nivel mundial.

En nuestro estado, de cada 100 personas con derechos agrarios, 28 son mujeres. Y les comparto un dato aún más ilustrativo de la brecha de desigualdad que enfrentamos en la materia: el 82% del uso de suelo en nuestro estado está catalogado como ejidal y comunal, del cual las mujeres representan tan solo el 4% de las presidencias de comisariados y consejos de vigilancia.

Ante este contexto, hace un par de semanas organizamos el “Encuentro de Mujeres en Cargos de Representación Agraria en el Estado de Oaxaca”, en el que contamos con la participación de 86 mujeres pertenecientes a las 8 regiones, de las cuales el 69% son integrantes de los Comisariados y el 31% de los Consejos de Vigilancia de los Ejidos y Comunidades.

Esto es fruto de la  segunda etapa  del Laboratorio de Cohesión Social,  un gran esfuerzo de cooperación internacional entre la Unión Europea, AMEXCID y el Gobierno del Estado de Oaxaca. Permítanme comentarles que, a través de este Laboratorio, se ha logrado incidir en ejes clave para el desarrollo del estado, como lo es la implementación de políticas públicas a favor del adelanto de las mujeres en sus comunidades y la defensa de los derechos humanos como elemento fundamental de la cohesión social.

De ahí la importancia de abrir espacios para el intercambio de experiencias de mujeres con representación agraria, como el Encuentro mencionado, donde juntas y juntos podamos comprender las situaciones a las que se enfrentan y generar sinergias que nos ayuden a disminuir las desigualdades con mayor efectividad.

Promover los derechos de las mujeres al uso y disfrute de la tierra y recursos naturales en núcleos agrarios, ha sido uno de los esfuerzos del Laboratorio de Cohesión Social pues su trabajo se invisibiliza, no se reconoce, ni se remunera, que aunado a la sobre carga de responsabilidades domésticas y a los estereotipos prevalecientes, las hace dependientes económicamente. Además, por lo general no están desagregados por sexo lo que impide conocer su aporte real al sector.

Sin duda, el derecho de las mujeres al uso y usufructo de la tierra es un asunto de justicia social, un piso mínimo para su autonomía, pero además las mujeres son un factor fundamental en la preservación del equilibrio medioambiental, pues son ellas quienes más sufren las consecuencias de su deterioro y la escasez de recursos; por ejemplo, las mujeres son las mayores usuarias del agua a nivel mundial, y son las responsables de proveer el agua  para sus familias, caminando largas distancias para su acarreo.

En este sentido, no sorprende que garantizar el acceso de las mujeres a los recursos naturales y la toma de decisiones sobre éstos, actualmente sea considerada una de las acciones más efectivas para el tratamiento del calentamiento global.

Desde la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña, seguiremos poniendo nuestro mayor empeño en fortalecer las estrategias de transversalización de la política de género, especialmente en este rubro, conscientes de que persisten dificultades para que accedan a puestos de liderazgo, y de mayor remuneración salarial, y sin embargo, el sector agrícola presenta grandes oportunidades para su desarrollo personal y comunitario.

giovanni