ANA VÁSQUEZ

Ver Perfil

Un deseo para los Reyes Magos

Sin importar la edad esta fecha es muy querida en nuestro país, pues quien no recibe regalo, lo da o cuando menos disfruta de un buen pedazo de rosca con chocolate calientito. Los Reyes Magos representan la ilusión de nuestra niñez, esa etapa de vida en la que el mundo debería brillar con colores más intensos y el velo de la inocencia nos hace pensar que todo es posible. Desafortunadamente, en la actualidad la niñez enfrenta los complejos problemas de nuestra sociedad, pero de manera recrudecida.

En días pasados nos conmocionó la noticia del incendio en el que murieron calcinados siete niñas y niños en la Alcaldía de Iztapalapa, en Ciudad de México. Apenas iban a dar las 5 de la mañana cuando ocurrió el siniestro, muy probablemente estaban durmiendo. Eran 5 hermanitos y dos primos, en un rango de edad ente los 2 y 13 años. Adicciones, pobreza y abandono eran parte de su cotidianeidad. En una zona llena de carencias, ellos llamaban la atención de sus vecinas y vecinos por su aspecto sucio, siempre hambrientos y solos, tirados en el parque. ¿Qué sentido tiene procrear en esas condiciones?

Me recuerda el caso de las 40 niñas que murieron calcinadas el 8 de marzo de 2017 en el “Hogar Seguro, Virgen de la Asunción” en Guatemala. “Las niñas se amotinaron y prendieron fuego a unos colchones para que las dejaran salir. No las dejaron salir y murieron calcinadas.” Dijeron los informes periciales. Todas tenían entre 14 y 17 años. Sólo una profunda desesperación puede explicarnos el por qué estas niñas lo arriesgaron todo por ser  liberadas de lo que en teoría debería de haber sido un refugio, la mayoría provenientes de familias disfuncionales, algunas con antecedentes delictivos, otras abandonadas, muchas que ya habían sido violentadas de diferentes maneras e incluso habían sido víctimas de trata de personas.

De acuerdo a UNICEF, América Latina y el Caribe es la región donde la niñez  sufre más violencia y desigualdad. Les comparto algunas cifras alarmantes: dos de cada tres niñas y niños viven algún tipo de violencia en el hogar; tres de cada diez adolescentes son acosados en su escuela y cada día 67 adolescentes entre los 10 y 19 años son víctimas de homicidio. De los más de 6 mil casos de menores de edad desaparecidos entre 2007 y 2017, seis de cada diez corresponde a niñas y mujeres adolescentes, según información del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas Desaparecidas. Al día, en México, ocurren cuatro desapariciones de menores de edad.

En el último informe de las observaciones realizadas al Estado mexicano por el Comité de los Derechos Humanos del Niño de las Naciones Unidas (sic),  se aprecia a México como un país apto para el desarrollo de niñas, niños y adolescentes, y celebra la ratificación de la Convención de los Derechos del Niño (CDN).

Sin embargo, el Comité también menciona algunos focos rojos a los que resulta imprescindible prestar atención:  (a) No existen políticas suficientes para apoyar a las familias en el cumplimiento de sus responsabilidades parentales; (b) el número total de niñas y niños privados de un entorno familiar es desconocido; (c) la institucionalización (es decir el remitir a la niñez sin cuidados parentales a centros de asistencia social públicos o privados), continúa siendo la opción priorizada sobre los hogares de acogida; (d) existe una supervisión inadecuada en las instituciones de cuidado alternativo, lo cual resulta en casos como “Casitas del Sur” (donde se descubrió una red de tráfico de menores, 2008) y “La Gran Familia” (el albergue custodiado por Rosa Verduzco, mejor conocida por Mamá Rosa, donde la PGR denunció la insalubridad y los abusos que prevalecían en el lugar).

Por tanto, este Día de Reyes nuestro deseo es que desde el ámbito de nuestra competencia mejoremos las condiciones de vida de nuestras niñas y niños, empezando desde casa. Desde la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña encontramos necesario promover una cultura de igualdad  entre mujeres y hombres, para que haya menos hogares rotos, para que las niñas y niñas no vivan violencia en el hogar y aprendan a relacionarse sanamente. En el Centro de Atención Integral a Mujeres en Situación de Violencia de Género, durante 2018 brindamos más de 13 mil servicios especializados, que incluyen tratamiento psicológico a niñas, niños, adolescentes hijas e hijos de las mujeres en situación de violencia, además del apoyo jurídico, representación legal y acompañamiento de casos de violencia familiar y sexual, incluso de feminicidios con servicios tanatológicos.

Reforcemos mediante políticas públicas los núcleos familiares, promovamos la cultura de la no violencia, particularmente la de género -que es la que incide directamente en la disfuncionalidad de las familias de cualquier clase social- y fortalezcamos las acciones en materia de control de adicciones. Esos deseos traducidos en acciones, nos ayudarán a evitar que más niñas y niños sean privados de un ambiente familiar. Porque las niñas y niños no sólo son el futuro de México, sino la alegría del presente. Hagamos lo posible para mejorar sus condiciones de vida.

Ana