ANA VÁSQUEZ

Ver Perfil

Pasos hacia una Ciudad Segura, Equitativa e Incluyente

El acoso sexual y otras formas de violencia de género en el espacio público ocurren a diario en la vida de mujeres y niñas, en todo el mundo. Por ello su erradicación es un tema prioritario en las agendas gubernamentales de los tres órdenes de gobierno, para lo cual, la colaboración de la sociedad civil es de suma importancia.

Con este espíritu, en un esfuerzo conjunto del Colegio de Arquitectos (sic) del Estado de Oaxaca A.C., el Municipio de Oaxaca de Juárez, a través de la Regiduría de Derechos Humanos e Igualdad de Género, y el Gobierno del Estado a través de la Secretaría de las Mujeres de Oaxaca, realizamos el Coloquio “Hacia una Ciudad Segura, Equitativa e Incluyente”, en el Centro Cultural San Pablo.

Para dicho encuentro, contamos con la participación de la Mtra. Alma Burciaga González, Coordinadora del Programa de Ciudades y Espacios Seguros, de ONU Mujeres, así como de la Arquitecta Gisela Méndez, primera Secretaria de Movilidad a nivel nacional y especialista en la implementación de estrategias de movilidad con perspectiva de género, quienes expusieron datos de la realidad de la movilidad en México sumamente interesantes, así como buenas prácticas implementadas a nivel global de las cuales tenemos mucho que aprender.

Durante su intervención, Gisela Méndez puso énfasis en que pese a que la mayor parte de la ciudadanía mexicana se transporta a pie (en Oaxaca el 72%), la mayor inversión gubernamental en el tema de movilidad se destina a pavimentación de vialidades.

Por su parte, Alma Burciaga puso sobre la mesa el hecho de que mujeres y hombres vivimos la calle de manera diferente, y esto debe traducirse en políticas públicas con perspectiva de género, pues si bien ambos sexos pudieran sentirse inseguros en la calle, cuando se les pregunta si sienten el peligro de ser violentados sexualmente, la gran mayoría de mujeres afirma que sí, mientras que para la gran mayoría de hombres eso no representa una preocupación.

El Programa de Ciudades y Espacios Seguros, fue lanzado por ONU Mujeres en 2008, justamente para prevenir y responder a la violencia sexual contra las mujeres y niñas en los espacios públicos. En la actualidad, alrededor de 30 ciudades a nivel global se han unido a este programa, cinco de ellas en México: Puebla, la zona metropolitana de Monterrey, Torreón, Guadalajara y Ciudad de México.

En cuanto a buenas prácticas en México, se destacó la intervención en transporte público en la Ciudad de México, pues si bien los vagones rosa del metro son una acción afirmativa que por definición deben ser de carácter temporal, la realidad es que sí hacen sentir más seguras a las mujeres, por lo que es una experiencia a tomar en cuenta.

Gisela Méndez recomendó para Oaxaca un programa de dignificación de las banquetas que incluye su accesibilidad universal, así como el ordenamiento del comercio informal, además de la intervención en el transporte público, que pasa por una mayor regulación a concesionarios, así como por la capacitación y regulación de derechos de las personas operarias, con el fin de transitar hacia un transporte público seguro y accesible.

Desde la Secretaría de las Mujeres junto con SEMOVI y la Secretaría de Seguridad Pública, tenemos claro el compromiso de brindar transporte seguro para niñas y mujeres, particularmente en horario nocturno, expresado por el Gobernador en la pasada sesión del Sistema Estatal de Igualdad para Mujeres y Hombres. Trabajar por el derecho de las mujeres a transitar libremente, sin miedo, sin pensar dos veces qué ponerse para no llamar la atención, sin horarios restrictivos, y sobre todo sin ser violentadas, es una causa urgente que requiere de la alianza del empresariado y de la sociedad civil, cuyos frutos redundarán en espacios públicos más libres y armoniosos para todas y todos.

Ana