ANA VÁSQUEZ

Ver Perfil

Fútbol e Igualdad: Un asunto de todas las canchas

 

Para alcanzar la igualdad sustantiva, es preciso hacer de este valor una constante en el diario vivir, pues conlleva un cambio social y cultural que involucra los distintos ámbitos. El deporte no es excepción, al contrario, además de que su práctica contribuye al fortalecimiento físico y mental de quienes lo practican, promover la igualdad desde el deporte puede ser una poderosa estrategia para vencer estereotipos y borrar normas sociales discriminatorias.

Esto viene al caso porque hace un par de semanas, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino y la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka firmaron el primer Memorándum de Acuerdo entre ambas instituciones, con el objetivo de promover la accesibilidad del fútbol a niñas y mujeres, así como crear consciencia sobre su repercusión en la salud, el empoderamiento y los modelos de conducta positivos para mujeres y niñas en todo el mundo.

Lo anterior, a partir de tres ejes: 1) el desarrollo de políticas deportivas, la promoción y el respaldo de proyectos sostenibles que contribuyan a crear un legado duradero; 2) el cambio cultural y el empoderamiento de mujeres y niñas en todo el mundo; y 3) la comunicación para sensibilizar sobre la igualdad de género a través del deporte, por ejemplo, con la ayuda de las FIFA Legends y los embajadores de buena voluntad de ONU Mujeres, así como de los principales torneos.

Esto es de suma relevancia tomando en cuenta que el fútbol es el deporte más popular del planeta, y sin embargo tradicionalmente las mujeres han sido rezagadas de éste. Basta mencionar algunos datos como que el primer mundial de fútbol de varones se realizó en 1930, mientras que el femenil tuvo un retraso de 61 años.

No sólo eso, sino que la baja representación también muestran un indicio sobre el compromiso de los países con el fútbol de mujeres. En México, la aparición de la Liga MX Femenil (apenas en 2016), ayudó a poner sobre la mesa temas como la desigualdad salarial y el acceso de mujeres al deporte.

Hace unos meses, jugadoras españolas pusieron el dedo en la llaga cuando denunciaron que el salario mínimo de un jugador de La Liga es de 155.000 euros, mientras que el de una jugadora de la Liga Iberdrola es de 82,565 euros mensuales. ¡Vaya diferencia! ¿No?

Mismo caso con Vans México cuando en el lanzamiento de la convocatoria para la final el circuito skate mexicano, Vans Royal Side Stripe 2019, ofrecieron una premiación completamente dispar para hombres y para mujeres: mientras los tres primeros lugares de ellos recibirían 100 mil, 50 mil y 30 mil pesos respectivamente, así como apoyo para continuar con su carrera, a ellas las premiarían con 12 mil, 5 mil y 3 mil pesos respectivamente, y ningún otro apoyo.

Afortunadamente la reacción en redes sociales, hizo a la firma reconocer su  error en la distribución de los premios en los tres primeros lugares entre los géneros, enviando un comunicado en el que se comprometieron a tomar acciones para promover el deporte en niñas y mujeres.

En pleno siglo XXI, no debemos ya tolerar más diferenciaciones que nieguen a las mujeres el derecho a desarrollarse en  cualquier ámbito, en este caso, el deporte. Queremos ver cada vez más niñas y mujeres futbolistas en la cancha de los mejores estadios ya no sólo soñando ser como Beckham (como en la película con Keyra Knightly), sino luchando por posicionar sus propios nombres como nuevos astros del balompié.

Ana