ANA VÁSQUEZ

Ver Perfil

Juntas y Juntos contra la discriminación

Recientemente recibimos en Oaxaca a una invitada de lujo para tratar un tema de primera importancia: la Dra. Alexandra Hass Paciuc, Presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), quien vino a Oaxaca a presentarnos los resultados de la más reciente Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS) 2017.

La ENADIS es un ejercicio de medición relativamente joven en nuestro país, si consideramos que la primera vez que se implementó en México fue en el año 2005; sin embargo es sumamente necesaria en un país  donde durante mucho tiempo la discriminación se ha “normalizado” a través de prácticas que lastiman a las personas excluyéndoles y negándoles el reconocimiento de sus derechos. 

Lo más grave, como el mismo CONAPRED afirma, es que “la discriminación impide construir y mantener relaciones interpersonales basadas en el respeto, la igualdad y el reconocimiento mutuo, necesarios para el desarrollo consistente de la identificación social”.

El hecho de que en México 5 de cada 10 personas se sientan  discriminadas, ya sea por su apariencia física, género, situación económica, creencia religiosa u orientación sexual, sencillamente no es permisible porque resta a la calidad de nuestra democracia.

En el caso de las mujeres la situación se agrava porque muchas de ellas presentan dos o tres condicionantes de vulnerabilidad como es el caso de las mujeres indígenas, que cargan con discriminación de género, étnica y socioeconómica, quienes por cierto son mayoría en nuestro estado, si además de ello tienes una discapacidad la situación se agrava aún más. Sencillamente no podemos quedarnos de brazos ante estructuras sociales e institucionales, que agravian sus derechos y limitan sus oportunidades.

De los datos derivados de la ENADIS que más nos indignan y preocupan, se encuentran el que 9 de cada 10 trabajadoras domésticas no cuente con prestaciones laborales, y que 2 de cada 10 mujeres en México aseguren recibir menos salario que su equivalente hombre por realizar el mismo trabajo.

En  Oaxaca, lamentablemente destacan las brechas que las mujeres siguen enfrentando en derechos básicos como la educación, la salud y el acceso al trabajo, por debajo de la media nacional. De la misma forma, desde la Secretaría de las Mujeres de Oaxaca nos solidarizamos con mujeres y hombres  de la comunidad LGBTTTIQ, quienes son el grupo percibido con el menor respeto a sus derechos

Este es un breve panorama de lo que la ENADIS nos ilustra, les invito a consultarla y a reflexionar más al respecto. Tengamos claro que este es un asunto que a todas y a todos nos interesa, pues la discriminación es origen de violencia, la discriminación es enemiga de la paz, la antítesis de la igualdad e impedimento para el desarrollo. 

 

Ana