ANA VÁSQUEZ

Ver Perfil

Los hechos que todo mundo debe conocer

Ana Isabel Vásquez Colmenares

 

Mañana 25 de noviembre, conmemoramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, una fecha que nos duele, nos mueve y nos urge a reflexionar y actuar a todas y a todos juntos, gobierno y sociedad, empresariado, academia y medios de comunicación.

¿Por qué insistimos tanto en que la eliminación de la violencia contra niñas y mujeres es un asunto que nos convoca a todas y a todos? Porque de acuerdo a la ONU, en todo el mundo una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual, principalmente por parte de un compañero sentimental, situación que enferma a nuestras familias, y porque hoy sabemos que la violencia contra las mujeres es una causa de muerte e incapacidad tan grave como el cáncer y es una causa de mala salud mayor que los accidentes de tránsito y la malaria combinados. Estos son los hechos, que como bien dice la ONU, todo mundo debe conocer.

A 20 años de que nuestro país adoptara la Convención de Belém do Pará, es necesario reconocer que la lucha es dura, que cada caso nos indigna y nos duele, e incluso confieso que a ratos nos desespera que la sinrazón de la violencia feminicida no ceda, que las cifras nos mantengan en alerta y que la saña machista sea tan vil.

Pero también es justo decir, que hoy como nunca antes, los tres niveles de gobierno estamos haciendo esfuerzos por poner en el centro de las políticas gubernamentales la eliminación de todas las formas de violencia contra niñas y mujeres.

Gracias a una estrecha colaboración con el Gobierno Federal, particularmente a través de los programas operados desde el INMUJERES, la CONAVIM E INDESOL, es posible ampliar y fortalecer el alcance la política pública de género en el estado que desde la Secretaría de las Mujeres estamos impulsando. Aprovecho para mencionar que con INDESOL estaremos lanzando la campaña “Alas para el Cambio”, una estrategia que nos insta a cerrarle el paso a la violencia. Alas para el cambio representa una alianza entre mujeres y hombres, para construir una cultura de paz, sociedades, comunidades y familias más pacíficas. El llamado de INDESOL e INMUJERES insta a que como sociedad demos alas a mujeres y niñas para poder ser libres, capaces de desarrollar una vida libre de violencia, pues la violencia es lo que nos detiene para hacer lo que anhelamos.

Además, hoy tenemos datos fidedignos sobre los casos de violencia, y no sólo eso, también contamos con el análisis preciso de las brechas de desigualdad, origen de la violencia, con herramientas de avanzada como el Atlas de Género Oaxaca.

Hoy una mujer víctima de violencia en Oaxaca, tiene instancias a las cuales acudir en nuestro estado, como el Centro PAIMEF-SMO y el Centro de Justicia para las Mujeres (CEJUM), dedicadas a brindarles a ellas y a sus hijas e hijos los servicios jurídicos, psicológicos, tanatológicos y de servicio social necesarios para alejarse de situaciones de riesgo, y para acceder a la justicia que les permita recuperar las riendas de su vida.

Gracias a las intensas campañas de capacitación y Prevención, la sociedad cada vez es más consciente de que la violencia NO es normal, que si Duele NO es Amor, que el control tampoco lo es y que definitivamente el respeto es la única base sobre la cual fundar relaciones afectivas sanas.

Como nunca antes, ha sido voluntad de este gobierno invertir en prevención de la violencia, no sólo a través de los talleres y capacitaciones brindados a personal policial, funcionariado público, operadores de justicia y público en general, sino también fortaleciendo la capacidad de reacción gubernamental. Tal como lo anunció el Gobernador Alejandro Murat en su tercer informe, las mujeres que viven en situación de violencia extrema en el ámbito familiar podrán contar con un botón de auxilio que manda un llamado de emergencia al Centro de Control, Comando y Comunicaciones (C4), con la ubicación y datos personales de la víctima.

Finalmente, mencionar que gracias a la sinergia intergubernamental y trabajando codo a codo con la sociedad, las acciones afirmativas cada vez alcanzan un impacto mayor, como el programa piloto “Ruta Segura para Mujeres, Niñas y Niños”, el cual a tan sólo 5 semanas de prueba está mejorando la percepción de seguridad en las usuarias de la Ruta Alamos-Rosario 5ª etapa, operada por la empresa Tusug. Además, desde el pasado lunes 18 de noviembre, el programa piloto se ha expandido a la Ruta 001 de la empresa Sertexa 1ª Etapa U.H.-Central de Abastos.

Pero lo cierto es que hace falta más, pues hay mucho dolor, mucha injusticia y por tanto una gran indignación. Por eso la batalla contra la violencia la tenemos que dar todas y todos, TODOS los días. Pero sí quiero que tengamos claro que hemos ganado terreno en algo tan profundo como la desnaturalización de la violencia, y que no claudicaremos hasta que cada vida e integridad de cada oaxaqueña sea respetada, valorada y protegida. Mañana en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra Niñas y Mujeres, les invito a reflexionar en sus casas, en las oficinas, en las escuelas donde juzguen conveniente, para que en adelante nos comprometamos a alzar fuerte la voz y digamos al unísono: ¡Alto a la violencia contra niñas y Mujeres! ¡Ni una más! ¡Ni una menos!

Ana